A veces en el camino, entre una canción y otra, miro la gente pasar, recuerdo historias, recabo recuerdos y muy de vez en cuando te recuerdo, lo hago a propósito, trato de engañar a mi mente y sacarte de ahi, quizá crei que se acostumbraría a ignorarte, pero como engañar al corazón, a ese que tiembla al oir tu nombre, ese que se acongoja al saber que no estás, a ese que se destruye solo, al no poderte hablar, ese que en este momento grita tu nombre, y tu estás aquí...regalandome tu ausencia

5 complices cínicos

  1. ge zeta on 5 de noviembre de 2008, 23:15

    Oh qué chido post

     
  2. Xellif on 6 de noviembre de 2008, 11:38

    hay hasta siento que voy a llorar

     
  3. :::X@Vy::: on 6 de noviembre de 2008, 22:15

    Si si amor amor..

    COMO QUE MADDONA GRATIS!!!!!!

    EXPLICATEEEEEEEEEEEEEE!!!!

     
  4. Mond on 10 de noviembre de 2008, 11:56

    Mira, mientras te regale su ausencia y no un par de jaladas más, todo va por buen camino... no se me vaya a usted a descarrilar.

     
  5. Israel on 11 de noviembre de 2008, 13:24

    Cierto en ocasiones es mejor ser ignorado que cingado ! ja ja ja