Vamos, ya no estás, ya no se dibujan tus manos en el cielo, y menos se oye tu risa en el ruido de la lluvia, mi corazón ya no te busca, no hace el intento de encontrarte, te encontró y no te reconoció, se sintió apartado y en trance, sintió un alivio y al fin pudo respirar, sin ese sobresalto o calma pausada, ya no hay un juego caótico, o entrenamiento mortal. Aquí estás, pero en mi ya no, ese permiso para estar ya expiró, vamos, ya no estás. Al fin, puedo respirar, que curioso, respiro con calma y con cierto tono burlesco, y no me queda mas que decirte, ja!

2 complices cínicos

  1. Mond on 27 de junio de 2008, 19:30

    ¡Ja! Así pasa porque la vida no es más que un cíclo... tenías que sentirlo, verlo y verte a través de él para darte cuenta de que ya no eres quien eras cuando estabas con él, ya no eres porque la vida sigue y con ella los aprendizajes... eres tú contigo, no con él.

     
  2. Vanto y Vanchi on 30 de junio de 2008, 13:57

    De aquí pal real, amor, lo que sigue.